Que crezca la leche y brote del cazo.





domingo, 21 de marzo de 2010

Nuestros tres preciosos hijos

Así que, ¡buenos días mi amor!
¡Qué te vaya bien el trabajo!
Los niños irán vestido de oferta y cómo no, pasaremos todo el domingo en el centro comercial
Tienes mi amor certificado, no tienes de qué preocuparte
La moderación escalará nuestra fachada para estrangular nuestros deseos,
así todo quedará tranquilo.

Nada de pasión desbocada, ni de aliento, ni de suspiros.
Serenidad dijiste y quedó muy claro.
Nuestros tres preciosos hijos:
Terrorismo Familiar,
Masacre en la Mesa,
y Genocidio de Balcón;
crecerán fuertes y sanos al calor de nuestro hogar.

1 comentario:

Alejandro Chevez dijo...

mu buenooo!, fijate que te faltan SSSSSSS!!!!!!! y no censures lo comentarios cobardeeeeeeee!!!
besos