Que crezca la leche y brote del cazo.





miércoles, 18 de noviembre de 2009

Inocencia de los minutos

Para mañana quiero caballos translúcidos y casas gigantes.
Me cansé de tu permanente búsqueda de la opacidad,
Me gustan los colores y los amaneceres.

Está todo lleno de ceniza ya,
¿No te es suficiente?

Poesía:
Me voy a beber el viento:

Me voy a tragar esos pájaros quietos en el espacio que vuelan inmóviles
Ya no hay más inocencia en los minutos,
ni más plagas entre mis sábanas,
ni capitanes sin barco, ni extranjeros sin tierra.
No quiero mirarte más si sigues detrás del escaparate.

Aunque, ¿qué le voy a hacer?
Amo el ruido que haces al caminar
y ni puedo explicar lo que siento cuando oigo tus pasos en mi escalera.

Y sí, aunque destruyas mis surcos más profundos,
tu filosofía del terror, ya me la se:
eres de hielo y me derrites